Ene 2016
Un siglo llenando la despensa
Blog Post

LOS FERREROS

Cada vez son mayores los esfuerzos que deben hacer este tipo de establecimientos tradicionales para subsistir en un contexto invadido por grandes superficies. De hecho, España tiene la mitad de tiendas de alimentación que hace tres décadas pero ha multiplicado por diez el número de supermercados.

Según la consultora Nielsen, hace 30 años, los españoles han pasado de hacer la compra en comercios tradicionales, que en 1985 representaba 2 de cada 3 puntos de consumo, a hacerlo en supermercados e hipermercados que actualmente aúnan el 45% de los lugares donde llenamos nuestras despensas.

Nielsen explica que la oferta comercial se ha reducido en España, pero cualitativamente ha sucedido todo lo contrario, los consumidores no suelen acudir a un solo lugar para hacer sus compras, visitan hasta siete establecimientos distintos, desde pequeños supermercados con referencias, hasta grandes hipermercados en los que se pueden encontrar hasta 14.000 referencias distintas. La modernización de la economía española y del sector de la distribución, son dos de las principales causas de la actual situación. Los consumidores nos hemos habituado a realizar las compras en los grandes centros por varios motivos, falta de tiempo, una gran cantidad de referencias existentes, la gran variedad de ofertas atractivas, y por supuesto, por los precios más competitivos. En cambio, a las tiendas tradicionales se suele acudir puntualmente, cuando se necesita algún producto en particular.

Los supermercados e hipermercados han procurado mantener o recuperar algunas características de las tiendas tradicionales para ofrecer ese trato personalizado que siempre gusta a los consumidores, se puede citar como ejemplo la venta de productos frescos. A pesar de que encontramos lineales con carne, pescado, embutidos, quesos o frutas y verduras envasados, podemos optar por el servicio personal de estos productos a granel. El delantal ha regresado aunque no lo lleva ya el tendero que aconsejaba sobre el género, sino el prescriptor que atiende y prepara detrás del mostrador la carne o el pescado. Hay que decir que en muchos casos, el trato del personal de estos departamentos de los supermercados e hipermercados puede llegar a ser tan personal como lo es en una pequeña tienda de alimentación.

http://www.elmundo.es/madrid/2016/01/16/56983a21e2704e21368b462b.html